Conecta con nosotras

Sociedad

Monumento histórico nacional: 11 años sin reparación ni solución a la destrucción del Puente del río Grande

Publicada

el

Un día como hoy, el 5 de Agosto del 2011 colapsaba el puente colgante sobre el río Grande, un verdadero emblema de pasado riograndense, una expresión del sacrificio de los predecesores  y la muestra concreta de la falta de defensa del patrimonio histórico-cultural en Tierra del Fuego. Ni el municipio de Rio Grande a cargo de Jorge Martín, en ese momento, ni el gobierno de la provincia, hicieron nada de lo que se habían comprometido para recuperarlo; ni en aquel entonces, y en la actualidad tampoco.

 

Río Grande, 5 de agosto del 2022.-Pasaron 11 años desde la caída del Puente Colgante sobre el Rio Grande, y aun nadie ha hecho nada para recuperar ese patrimonio histórico. El mismo fue una herramienta primordial para el desarrollo de la zona norte, por allí transitaba toda la producción agropecuaria y en particular la producción ovina que era faenada en el frigorífico CAP.

 Luego de la caída a causa de los grandes bloques de hielo que bajaban por el rio, y obstaculizaba el normal flujo de agua. la solución fue cortarlo en pedazos y parte de la estructura aun se encuentra tirada a un costado del nuevo puente.

Hoy solo quedan los cables colgando sobre el rio y el que fuera el único medio de unión del sur, con el norte de la provincia ofrece una imagen desoladora.

Fuente: La Licuadora TDF

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Sociedad

La vicegobernadora Mónica Urquiza participó del acto por el Día del Hospital Regional Ushuaia

La Mesa de Salud de las organizaciones sociales conmemoró, como cada 5 de agosto desde 2013, el día del Hospital Regional Ushuaia (HRU). La ceremonia, de la que participó la Presidenta del Parlamento y de la Convención Constituyente Municipal, vicegobernadora Mónica Urquiza, se llevó a cabo en el hall central del nosocomio capitalino. La fecha, recuerda el aniversario del natalicio del exgobernador Ernesto Manuel Campos, ya que esa insitución lleva su nombre desde el 20 de enero de 1987.

Publicada

el

Ushuaia, 7 de agosto del 2022.-La vicegobernadora Mónica Urquiza resaltó el desempeño en pandemia de todo el personal de salud, y en este caso en particular, del personal del Hospital y les agradeció “en nombre del Gobierno de la Provincia”. Continuó: “Todos hemos perdido afectos, pero lo importante es salir fortalecidos y poder reconocernos nosotros mismos, del poder que tenemos como seres humanos, para acompañarnos, ayudarnos y seguir adelante”, reflexionó.

 

Durante el encuentro, se rindió homenaje a la figura del exgobernador Campos y se dio lectura a sendas cartas de salutación que fueran enviadas por sus hijas, para todo el personal del nosocomio local. Se reconoció la labor desempeñada por habitantes de nuestra ciudad que llevaban adelante tareas en el HRU, fallecidos en los últimos años. También, se entregaron reconocimientos a trabajadores y profesionales del hospital.

 

Del encuentro participaron trabajadores y jubilados del sistema de Salud provincial, funcionarios municipales, referentes de las organizaciones sociales que conforman la mesa de salud, invitados especiales, familiares y vecinas y vecinos que colaboraron en la confección de indumentaria descartable para el personal.

 

LVV-DM

Continuar leyendo

Género

La violencia de género en la política: «Disciplinar y negar el acceso igualitario»

La violencia de género contra las mujeres que se dedican a la política lleva implícito un «mensaje aleccionador» hacia todas aquellas que tienen o aspiran a desarrollar un rol público y, aunque hubo cambios culturales auspiciosos en los últimos años, perduran formas de agresión institucionalizada que, en definitiva, «buscan expulsar a las mujeres y disidencias» de los espacios de dominación masculina casi exclusiva.

Publicada

el

Especialistas consultados por Télam analizan la problemática y señalan que, si bien hubo cambios culturales auspiciosos en los últimos años, la agresión institucionalizada perdura. El desafío de enfrentar el sometimiento que, en casos extremos, llega a violencia simbólica, psicológica, económica, sexual y, en su máxima expresión, el femicidio.

La violencia de género contra las mujeres que se dedican a la política lleva implícito un «mensaje aleccionador» hacia todas aquellas que tienen o aspiran a desarrollar un rol público y, aunque hubo cambios culturales auspiciosos en los últimos años, perduran formas de agresión institucionalizada que, en definitiva, «buscan expulsar a las mujeres y disidencias» de los espacios de dominación masculina casi exclusiva.

Levantar la voz, disputar poder y, sobre todo, cambiar las reglas de juego es parte de lo prohibido para las mujeres interesadas en ocupar lugares de decisión y, casi siempre, quienes se animan a ese desafío son sometidas a fórmulas de violencia de género.

Así quedó expuesto en una serie de entrevistas que la agencia Télam realizó a las académicas e investigadoras Dolores Gandulfo, Laura Albaine, Patricia Gómez y Sofía Santamarina, integrantes de la Red de Politólogas #Nosinmujeres, que reúne a 752 especialistas de 31 países.

«Más del 80% de las mujeres que participan en política sufrió algún tipo de violencia de género»Sofía Santamarina

Las fórmulas de este tipo de violencia son múltiples y disímiles según las regiones y países. Los ejemplos van desde «tener que trabajar más, probar una y otra vez capacidad o compromiso, explicar cómo resolverán el cuidado de los hijos -en caso de acceder al cargo-, quedar excluidas de las «mesas chicas» de decisión, hasta ataques a su integridad moral en ámbitos públicos, en los medios de comunicación y en las redes sociales».

Los casos graves incluyen la violencia simbólica, psicológica, económica, sexual y, en su máxima expresión, el femicidio, que en Latinoamérica tiene como dolorosos ejemplos los de Juana Quispe en Bolivia (2012), Berta Cáceres en Honduras (2015) y Marielle Franco en Brasil (2019), sin olvidar el brutal ensañamiento de las dictaduras militares de la región contra las militantes secuestradas.

La violencia psicolgica est ms presente en mbitos donde las mujeres ocupan cargos pblicos Foto Pepe Mateos

La violencia psicológica está «más presente» en ámbitos donde las mujeres ocupan cargos públicos / Foto: Pepe Mateos.

En Argentina, donde año a año las encuestas de diversos organismos y colectivos reafirman que «algo más del 80% de las mujeres que participan en política sufrió algún tipo de violencia de género», la hostilidad se da principalmente en formato de abuso psicológico, sexual y a través de las redes sociales, explicó Sofía Santamarina.

«Lamentablemente es algo cotidiano y los responsables de las organizaciones también son hombres por lo que hay un pacto entre machos. Además, si exponés a un macho, después tenes que irte de la organización porque te hacen la cruz, te revictimizan, o, como tienen la lapicera, directamente pasas a ser una muerta política».

«La violencia política en general y aquella ejercida en el ciberespacio repercute de manera directa en la trayectoria política de las mujeres y diversidades, lo que afecta sus posibilidades reales de participar, de ser electas y/o de ejercer poder cuando llegan a funciones públicas» Defensoría de la Ciudad

Así se expresó una de las 1.500 militantes políticas y sindicales consultadas para la Encuesta Federal sobre Violencia Política, elaborado por Proyecto Generar, que se presentó en junio último y que ratificó que la violencia psicológica está «más presente» en ámbitos donde las mujeres ocupan cargos públicos, en forma de «hostigamiento con amenazas, descalificaciones, discriminación y acoso sistemático».

«Es el fin de mi carrera política», contó Laura Albaine que fue la frase que más escuchó de mujeres que se encontraban frente a la encrucijada de denunciar o no un hecho de violencia política de género.

Entonces, está claro que se trata de «una de las principales barreras para el ejercicio del poder» porque tiene un «efecto disciplinante, que va más allá de la mujer agredida», analizó Dolores Gandulfo y consideró más notoria la violencia hacia aquellas «que rompen con las estructuras políticas tradicionales, patriarcales, con los estereotipos de género y que desafían los patrones machistas».

«La política se empobrece cuando una mujer abandona ese ámbito. Más de la mitad de la población argentina son mujeres y diversidades. Y tienen una agenda propia porque sufren vulneraciones de derechos de todo tipo. Esa agenda debe estar presente en las políticas públicas», analizó Santamarina.

En la misma línea, Albaine aseguró que la violencia de género política «es un problema de derechos humanos que tiene consecuencias sobre toda la calidad de la democracia» y advirtió que «es difícil de identificar porque está enraizada en las instituciones públicas y políticas».

Ocho de cada diez legisladoras porteñas vivieron violencia política por motivos de género y, en más de la mitad de los casos, el agresor fue un varón del mismo partidoInforme del Equipo Latinoamericano de Justicia

En abril último se conoció que 8 de cada 10 legisladoras porteñas vivieron violencia política por motivos de género y, en más de la mitad de los casos, el agresor fue un varón del mismo partido, según un informe del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), en base a entrevistas a 44 de los 60 integrantes del Parlamento capitalino.

Además, el 98% de los encuestados consideró a la política como un espacio de discriminación hacia las mujeres y personas LGBTI+.

A esto se suma un estudio sobre violencia machista realizado por el Observatorio Julieta Lanteri, la Fundación Friedrich Ebert y Fundeco -sobre 970 testimonios de todo el país- reveló que 1 de cada 3 mujeres, lesbianas, trans y travestis estuvo expuesta a contacto físico no deseado por un colega en el ámbito de la política y el sindicalismo.

Pero además, en diciembre pasado, la Defensoría de la Ciudad difundió un relevamiento sobre hostigamiento virtual hacia candidatos porteños durante el 2021, que reveló que las mujeres eran destinatarias de la «mayor porción de los mensajes con violencia».

Ofelia Fernndez opt por cerrar su cuenta personal en la red social Twitter por los ataques constantes Foto Pepe Mateos

Ofelia Fernández optó por cerrar su cuenta personal en la red social Twitter por los ataques constantes / Foto: Pepe Mateos.

«La violencia política en general y aquella ejercida en el ciberespacio repercute de manera directa en la trayectoria política de las mujeres y diversidades, lo que afecta sus posibilidades reales de participar, de ser electas y/o de ejercer poder cuando llegan a funciones públicas», concluyó la Defensoría.

«Como los delitos de odio, la violencia contra las mujeres en política es un mensaje. Tiene como objetivo negar el acceso igualitario a los derechos»Informe del colectivo Proyecto Generar

Antes de la existencia de las redes sociales, la expresión típica de maltrato hacia las mujeres que se acercaban a la política era el «ninguneo», comentó Patricia Gómez: asignarle tareas cuasi domésticas, excluirlas de los ámbitos de toma de decisiones y desoír sus opiniones. De hecho, cualquier mujer con una «opinión discordante, que se animara a levantar la voz, rápidamente tenía la categoría de loca o histérica».

Sin embargo, recordó Dolores Gandulfo, el mes pasado Silvina Batakis recibió críticas a su vestimenta apenas asumió al frente del Ministerio de Economía, algo que no ocurrió con su sucesor, Sergio Massa, esta semana. Simplemente porque los hombres no son descalificados por el estilo de ropa que elijan.

Entonces vuelve a cobrar volumen una de las conclusiones del informe realizado por colectivo Proyecto Generar: «En el ámbito de la política, los ataques contra las mujeres contienen un mensaje aleccionador que va más allá de sus destinatarias concretas sino al conjunto de las identidades feminizadas».

«Como los delitos de odio, la violencia contra las mujeres en política es un mensaje. Tiene como objetivo negar el acceso igualitario a los derechos, al tiempo que crea un efecto dominó que aumenta la sensación de vulnerabilidad en el resto de las mujeres».

Por: María Aguirre

Fuente: Télam

Continuar leyendo

Sociedad

Informe del RENAPER: Tierra del Fuego entre las provincias con mayor cantidad de apellidos únicos

Entre los datos más llamativos del estudio de RENAPER se destacan la existencia de 348.288 apellidos distintos en nuestro país -lo que denota la amplia diversidad de nombres de familia en territorio argentino-; y el hecho de que, al indagar en los 10 apellidos más frecuentes del país, González, Rodríguez y Gómez son los que ocupan los tres primeros puestos de representación a nivel nacional. Del mismo informe surge que, Tierra del Fuego es una de las provincias que registra máximos valores en registro de apellidos únicos y con menos de 10 portadores. En este caso, el comportamiento de estas provincias es congruente con las bajas tasas de fecundidad registradas en la mayoría de ellas durante los últimos 20 años.

Publicada

el

La Dirección Nacional de Población -DNP, dependiente del Ministerio del Interior, a cargo de Wado de Pedro-, confeccionó un informe denominado “Distribución geográfica de apellidos en Argentina”, que analiza la distribución espacial de los apellidos de la población actual de Argentina. Entre los datos más llamativos del estudio se destacan la existencia de 348.288 apellidos distintos en nuestro país -lo que denota la amplia diversidad de nombres de familia en territorio argentino-; y el hecho de que, al indagar en los 10 apellidos más frecuentes del país, González, Rodríguez y Gómez son los que ocupan los tres primeros puestos de representación a nivel nacional.

Asimismo, el informe de la DNP -dependiente del Registro Nacional de las Personas (Renaper)- también pone el foco en la amplia diversidad de apellidos presentes en Argentina, ya que, si bien el 79% de la población se identifica con nombres de familia portados por 500 o más personas, éstos representan sólo el 2% de la totalidad de apellidos de todo el territorio nacional. La mayoría de los apellidos (69,9%) son portados por entre 2 y 99 personas (representando el 9,43% de la población); mientras que 73.363 apellidos (el 20,5%) posee un único representante (0,15% de la población).

A los tres apellidos más frecuentes de nuestro país (González, Rodríguez y Gómez) los siguen Fernández y López, con más del 1% de la población cada uno a nivel nacional; y luego los apellidos Martínez, Díaz, Pérez, Sánchez y Romero, con cifras inferiores al 1%. Estos 10 apellidos -todos de ascendencia española- representan al 10.4% de la población nacional.

En esta misma línea, en otro de sus apartados el informe señala que, en el 50% de las jurisdicciones, el apellido más frecuente (González) coincide con el más común a nivel nacional.

Al mismo tiempo, tomando en cuenta el ranking en cuestión, resulta llamativa la ausencia de nombres de familia de origen italiano, siendo que esta inmigración aportó 2 millones de personas entre 1881 y 1914.

Apellidos y movimientos de población

Con el objetivo de indagar en posibles procesos de movilidad poblacional en las distintas provincias, este informe analiza además en cada distrito, por un lado, el porcentaje de población portadora de apellidos únicos; y por otro, el de población cubierta por los siete apellidos más frecuentes.

Del análisis hacia el interior del país surge que Santiago del Estero es la jurisdicción con mayor porcentaje de personas que comparten su apellido: en esta provincia, ocho de cada 10 santiagueños poseen un nombre de familia portado por 500 o más personas. A su vez, las provincias que mayor repetición de apellidos registran en su población corresponden a las regiones del Noroeste y Noreste del país, lo que podría señalar la existencia de familias más numerosas, así como menor frecuencia de movimientos poblacionales. Este comportamiento es consistente con las significativas tasas de fecundidad que reflejaron estas jurisdicciones durante las últimas dos décadas.

En otro sentido las provincias de la Patagonia, junto a La Pampa, San Luis y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires son las que mayores porcentajes exhiben de apellidos únicos o con menos de 10 portadores, lo que puede reflejar la existencia de procesos migratorios más recientes o un mayor movimiento poblacional. De ellas, Tierra del Fuego es la que registra máximos valores en ambas categorías. En este caso, el comportamiento de estas provincias es congruente con las bajas tasas de fecundidad registradas en la mayoría de ellas durante los últimos 20 años.

Haciendo foco al interior de las provincias, en algunas de ellas preponderan nombres de familias diferentes al ranking expuesto a nivel nacional, a saber: en Catamarca el apellido preponderante es Carrizo; mientras que en San Juan es Castro; Mamani en Jujuy; y Lucero en San Luis.

Los inmigrantes también son González

El informe expone además, y por jurisdicción, los porcentajes de apellidos más frecuentes de personas no nacidas en Argentina. Sobre este punto, señala que el 62% de los apellidos de inmigrantes coincide con el ranking de apellidos más frecuentes en el país, lo que muestra que, aunque las personas extranjeras suman su acervo a la diversidad cultural de Argentina, no necesariamente aportan apellidos

Al analizar los apellidos de las personas inmigrantes surge que la mayoría de las personas no nativas con apellido González nacieron en Paraguay (apellido más frecuente, entre no nativos, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y las provincias de Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones y Santa Fe); mientras que aquellas apellidadas como Flores o Mamani lo hicieron en Bolivia (más frecuente, entre no nativos, en Catamarca, Salta, Jujuy, La Rioja, Mendoza y Tucumán).

Asimismo, en la mayoría de las provincias de la Patagonia se observa que, entre las personas no nacidas en Argentina, los apellidos más frecuentes son González y Vargas, y apuntan a Chile como país de nacimiento.

Sobre el informe de la DNP

La Dirección Nacional de Población -dependiente del Renaper, organismo a cargo del Ministerio del Interior que conduce Wado de Pedro- tiene entre sus objetivos generar investigaciones en torno a las dinámicas demográficas de Argentina.

En este sentido avanza el análisis sobre “Distribución geográfica de apellidos en Argentina”, cuya fuente de información surge de los registros correspondientes a diciembre del año pasado de la Base de Datos del Renaper, donde se identifican a personas vivas con DNI, residentes en Argentina y portadoras de 348.288 nombres de familia distintos.

El citado informe persigue, entre sus objetivos, identificar a los apellidos con mayor presencia en nuestro país, así como describir la distribución de dichos apellidos tanto a nivel nacional como provincial. También se propone indagar en los procesos recientes de movimiento poblacional, a partir de indicadores basados en la diversidad de apellidos y el porcentaje de población portadora.

En su contenido el informe de la DNP asegura que “los apellidos muestran de algún modo cómo ha sido el poblamiento del territorio nacional, donde confluyen aspectos como la permanencia en los lugares, la migración interna, externa y la inmigración”.

Según aclara el informe: “La distribución y la frecuencia de apellidos en diferentes lugares (provincias o municipios) aportan elementos sobre procesos de movilidad que inciden en las distintas poblaciones”.

“Así, al indagar la pluralidad de apellidos, no sólo es posible conocer cuál es su reparto a lo largo y ancho del país, sino también identificar aquellos territorios en donde existe mayor diversidad”, prosigue, lo que permitiría analizar “procesos migratorios recientes o de movilidad poblacional, los cuales suman elementos culturales, económicos y políticos a la sociedad”, concluye el informe.

Continuar leyendo

Tendencia

Copyright © 2020 Tarde Pero Seguro

A %d blogueros les gusta esto: